Saltar al contenido

4 cosas de las que te alegrará saber sobre la lactancia

Si está esperando un nuevo bebé, tu lista de preparación probablemente incluya comprar comida (por si no quiere el pecho), bucear en internet en busca de ideas para recién nacidos y aprender todo sobre lo que te espera durante el parto. Pero, ¿te has preparado para la lactancia?

Es posible que se pregunte: “¿Qué hay que aprender? La lactancia materna es natural; sólo dele el pecho a su bebé y él lo amamantará, ¿no es así? «

Ojalá pudiéramos decir que siempre es así. Durante los últimos 20 años, ciertamente hemos visto algunas dificultades para comenzar a amamantar. Algunos de estos problemas fueron una solución rápida, mientras que otros fueron más desafiantes. Un estudio reciente confirma nuestras observaciones. Se encontró que el 92% de las madres con hijos de 3 días tenían al menos un problema de lactancia. Ver ese estudio aquí.

Aunque la lactancia materna es «natural», se necesita algo de tiempo para aprender.

Muchas mujeres nunca han estado cerca de una persona que amamanta. Amamantar a su propio bebé será su primera experiencia. Queremos contarte 4 cosas importantes que te facilitarán tu primera semana de lactancia.

Lactancia materna en la primera semana:

1) Comprensión del lenguaje neonatal

Los bebés nacen con reflejos que los ayudan a sobrevivir. El reflejo de succión y el reflejo de la raíz (búsqueda de la boca) son importantes para la alimentación. Cuando ve a su bebé haciendo movimientos de succión o abriendo la boca y girando para succionar cualquier cosa cercana, es como hablar. Él te dice: «¡Hola mamá, dame de comer ahora!» Si ya está llorando, probablemente te esté diciendo: «Traté de ser amable, pero perdiste mis señales. El pestillo será más difícil para mí ahora «.

Cuando las madres reconocen la primera señal del hambre de un niño, lo alimentan con más frecuencia. Esto ayuda a que la lactancia materna comience de maravilla. La alimentación frecuente le indica al cuerpo de la madre que produzca leche.

2) «Segunda noche lúdica»

Como enfermeras registradas, visitamos a las familias en sus hogares solo uno o dos días después de que salen del hospital con su recién nacido. Una y otra vez, los padres nos dicen que su bebé estuvo despierto toda la noche alimentándose.

La segunda noche de un niño puede ser difícil. El bebé a menudo quiere alimentarse. Los senos de mamá son suaves. Mucha gente asume que esto significa que no tienen suficiente leche; están muy tentados a alimentarlos con fórmula.

Este período de alimentación frecuente es NORMAL. Su hijo está haciendo exactamente lo que debe hacer. La alimentación frecuente le dice a su cuerpo que produzca más leche. Interferir con este proceso natural alimentando con nutrición artificial ahora puede conducir a una reducción en el suministro de leche. Si su bebé ha mojado algunos pañales y ha hecho caca en las últimas 24 horas, espere y continúe alimentándolo con frecuencia. Pronto oirá más tragar en su pecho y tendrá un bebé más feliz. ¡Hurra!

3) No tienes que soportar el dolor en los pezones.

Todos hemos escuchado historias de terror sobre los pezones. Pero no tiene por qué ser así. La sensibilidad del pezón es común en las primeras semanas de lactancia. El agrietamiento, el sangrado o el dolor del pezón que lo obliga a torcer los dedos de los pies y acercar los hombros a las orejas es una señal de que su bebé está ejerciendo demasiada presión sobre su pezón.

Ajustar la posición durante la lactancia y la succión profunda del bebé debería ayudar (para que el pezón vuelva a estar en la boca del bebé). Puede obtener más información sobre las posiciones de lactancia y succión. aquí. Si estos sencillos consejos no le ayudan, consulte a alguien con experiencia en lactancia, como una consultora de lactancia certificada por la Junta Internacional, antes de que esté lista para dejar de amamantar. Si la causa es algo más complejo (como una lengua ligada), el examen y el tratamiento temprano pueden salvar la lactancia.

4) El equipo de apoyo a la lactancia materna es fundamental

Tener un nuevo bebé es uno de los mayores cambios que le espera en la vida. Es difícil imaginar cuán drásticamente cambiará su vida. Aprenderá a amamantar al mismo tiempo que se recupera del parto y reorganiza la relación con su pareja.

Las investigaciones muestran que el apoyo de la pareja es clave para garantizar el éxito de la lactancia. Si no tiene pareja, contrate a un amigo. Cuando esté preocupado o tenga preguntas en las primeras horas de la mañana, necesitará que alguien lo apoye y le diga que está haciendo un trabajo importante. Trate de rodearse de amigos o familiares que tengan una experiencia positiva con la lactancia. Dígales que confiará en ellos para responder sus preguntas y brindarle apoyo. Y si puede pedirles a estas personas de apoyo de confianza que lo ayuden con algunos deberes, ¡es una doble ganancia!

La primera semana de lactancia es un desafío. Conocer estas 4 cosas te facilitará las cosas. Pronto estará bien encaminado. Su leche siempre estará preparada para el bebé a la temperatura adecuada, lo que le dará más tiempo para abrazar y disfrutar a su recién nacido.